NO TE ENFOQUES SOLO EN TU PESO

Muchas personas suelen llegar a la consulta diciendo: “Estoy muy gordo(a), mi peso ideal debería ser: ——” ….en ese instante lo primero que les decimos es: “Para un momento, vamos a evaluar tu composición corporal, y ahí si hablamos de una meta específica”.

 

Así es, el peso no es lo único que puede medir los resultados de todo tu esfuerzo y en ocasiones hasta “sacrificios”. El peso es una medida de tu masa total: contando grasa, músculo, hueso, agua y otros tejidos que hacen parte de tu cuerpo, así que es muy injusto medirte solo por ese total, sin discriminar en realidad cuánto de ese peso es grasa realmente. Es por esta razón que en Nutrición en Movimiento hacemos un diagnóstico específico de tu composición corporal a través de medidas antropométricas como perímetros o circunferencias, pliegues cutáneos a través de los cuales obtenemos tu porcentaje de grasa y diferencia entre tu masa magra y masa grasa.

 

Con las medidas anteriores, nos hemos dado cuenta incluso que personas que creen tener un peso saludable, a pesar de que parezca así, resultan tener porcentajes de grasa altos y perímetros de cintura y abdomen en el límite o por encima de los puntos de corte, resultando así con mayor riesgo metabólico. Y por el contrario, vemos personas que se sorprenden al ver que a pesar de estar “pesados” tienen porcentajes de grasa dentro de rangos normales.

 

Se vuelve  frustrante además ponerte un número único como indicador del éxito de todo tu trabajo. Entonces te proponemos lo siguiente:

 

  1. Olvídate de ese “peso ideal”, es solo un número que no indica mucho.

 

  1. Enfócate en lo importante: tus cambios de hábitos, tus logros, tu motivación y lo bien que te sientes cada que decides alimentarte mejor.

 

  1. Cuando asistas a la consulta de control, además de contar a tu nutricionista tus avances o a veces tus dificultades, mantén siempre la convicción de que la solución está en TUS MANOS.

 

  1. En tu consulta de control fíjate en los cambios que hacen referencia a: disminución de tus medidas (sobre todo cintura y abdomen), disminución de tus pliegues de grasa y sobre todo de tu % de grasa total, observa cómo aumenta tu masa muscular, esto siempre y cuando estés haciendo un programa de ejercicio.

 

Por último, disfruta tu proceso, olvídate de los estándares, de los estereotipos, olvídate de que solo sirve ser “muy delgado (a)”. Disfruta al máximo de todo lo que eres capaz de hacer y cómo eres capaz de cuidarte y encontrar el EQUILIBRIO PARA TU VIDA

 

 

Lina Valencia A.

Nutricionista Dietista, MSc Epidemiología

Fundadora y Directora de Nutrición en Movimiento