Nutrición y cáncer en la mujer

El cáncer es un tema que a muchos nos inquieta, y siendo mujer, algunos tipos de cáncer los sentimos como un tema más personal.

 

Antes de empezar, cabe resaltar que el medio ambiente y nuestros hábitos de alimentación juegan un papel determinante en la aparición esta enfermedad.

 

La relación entre el consumo de ciertas sustancias contenidas en alimentos (de manera natural o añadidas a estos en su procesamiento) y la aparición de diferentes tipos de cáncer, se han estudiado y documentado por medio de investigaciones científicas rigurosas, y acá te contaremos un poco sobre lo que se sabe.

 

El consumo de alimentos contaminados con hongos, contienen específicamente micotoxinas, pero…que son las micotoxinas? Son sustancias químicas producidas por los hongos, sustancias imperceptibles a nuestros ojos.  Su consumo se ha relacionado directamente con la aparición de cáncer de hígado, pulmón, riñón y mama. Es por esto que te recomendamos que sigas las siguientes recomendaciones:

 

  • No consumas alimentos contaminados por hongos : estos se pueden ver a veces con coloraciones más oscuras en los alimentos (azuladas o verdosas), en ocasiones no los podemos ver.
  • Evita dejar alimentos elaborados reposando a temperatura ambiente durante varios días
  • Evita dejar alimentos en la nevera durante periodos largos (la conservación cambia dependiendo del tipo de alimento)
  • Prefiere la congelación como método de conservación cuando elaboraste porciones grandes y no las consumiras en los siguientes 2 días

Ten en cuenta que el hongo puede llegar a ser perceptible a nuestros ojos, pero la sustancias producidas por éste pueden estar distribuidas por un espacio mucho más amplio al que percibimos, por eso, no basta con desechar la parte del alimento que identificamos como dañada, es necesario desecharlo en su totalidad.

 

El consumo de aminas aromáticas heterocíclicas, estas son sustancias que se producen al cocinar alimentos con alto contenido de proteína a temperaturas altas, ya que a estas temperaturas la proteína se  “daña” y se desnaturaliza. Esta reacción que sucede  se ha relacionado con la aparición de cáncer de  colon y mama. Es por esta razón que  sugerimos evitar las carnes fritas, preparaciones a la brasa y preferir cocciones a bajas temperaturas por periodos de tiempo un poco más largos.

 

Por último, el consumo elevado de grasas y frituras aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama, ovario, endometrio y colon. Estos proveen un mayor aporte de radicales libres (esos átomos solitarios que buscan a quien pegarse como pareja, y que al encontrarlo generan todo un daño celular) y también, las altas temperaturas en las que se fritan los alimentos como papas “ a la francesa”,  producen una sustancia llama acrilamida, altamente cancerígena.

 

Tener una alimentación rica en verduras y frutas (5 porciones al día), realizar actividad física por lo menos 3 veces por semana durante 50 minutos cada vez, consumir por lo menos 2 veces a la semana granos como fuente de proteína, y tener un peso saludable son herramientas claves para la lucha contra el cáncer.

 

Te invitamos a cuidarte!

 

 

Mónica Uribe

Nutricionista Dietista

Nutrición en Movimiento

 

Fuentes:

  1. Alimentos, nutrición, actividad física y la prevención del cáncer: una perspectiva mundial. World cancer research fund, American Institute for cancer research, Organización panamericana de la salud.