LAS DIETAS DE MODA Y SUS RIESGOS PARA LA SALUD

La constante necesidad de tener resultados a corto plazo con el peso, nos llevan a iniciar dietas principalmente restrictivas. Hoy queremos ofrecerles información para pensar dos veces antes de iniciar una “dieta de moda” y que finalmente la decisión sea buscar un profesional en Nutrición y Dietética que les ayude y guíe a llegar a los objetivos sin riesgos para la salud.

Es importante resaltar que para una mejoría en el estado nutricional y en los hábitos de vida, es necesario seguir un plan de alimentación en donde se incluyan todos los grupos de alimentos y se generen los balances necesarios para un peso saludable. Recuerda el peso NO LO ES TODO.

Sobre la base de que si consumes menos de lo que gastas o gastas mas de lo que comes, tu peso debe responder, además de mejorar la calidad de los alimentos, pero esto requiere de un cambio en hábitos de alimentación para tener resultados que perduren en el tiempo y no solo se cambie el peso si no también, se mejoren los estilos de vida.

Vamos a hablar de dos tendencias muy populares en cuanto a “dietas” se refiere:

  • Una de las tendencias mas grandes en el tema es la restricción de Carbohidratos y un aumento desmedido en el consumo de proteínas: Entonces, ¿Qué sucede en nuestro cuerpo?

La principal fuente de energía para nuestras actividades diarias son los carbohidratos o mal llamadas “harinas” (arroz, papa, yuca, plátano, pan, pastas…), podrían representar casi el 50% de las calorías que consumimos, las proteínas entre un 12 a 15% que constituyen principalmente nuestros músculos y las grasas entre un 25-30% que hacen parte de nuestras células.

Entonces:

  1. Si la recomendación en tu dieta es eliminar y reemplazar los carbohidratos principalmente por proteínas y /o grasas, estas obligando a tu organismo a cambiar su principal fuente de energía, lo que genera alteraciones en el metabolismo.
  2. Los alimentos fuente de proteína requieren de las calorías provenientes de los carbohidratos para poder ser utilizados eficientemente, es decir, para formación de músculo y no como fuente de energía. Así entonces, qué sentido tiene “cargar” tu cuerpo de toda esa proteína si no la vas a poder “utilizar” adecuadamente?
  3. Los carbohidratos influyen en nuestro control emocional y conductas ansiosas, esta demostrado que su restricción genera mayor ansiedad asociada a los alimentos y puede llevar a un aumento a conductas no saludables, como atracones, picoteos o alteraciones en nuestro estado emocional.
  4. Aumentar el consumo de proteínas lleva a que los riñones trabajen mucho mas de lo normal, aumentando el riesgo de una enfermedad renal, ya que los riñones son los encargados de filtrar la sangre y que en ella solo haya moléculas o células o sustancias necesarias para un buen funcionamiento, si los riñones disminuyen su función, la sangre se cargara de toxinas o minerales o sustancias que pueden dañar poco a poco diferentes órganos.

El aumento de alimentos fuente de proteína generalmente se hace aumentando el tamaño de la porción consumida en cada comida.

  1. El aumento en el consumo de grasas no tan saludables o de forma inadecuada, puede aumentar el colesterol (malo) en sangre y aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  2. Esta conducta generalmente no es perdurable en el tiempo ya que la pérdida de peso obtenida (porque el consumo de menos calorías conlleva a eso) por la restricción, no es permanente y se recupera tan pronto se retorna a los hábitos de alimentación.

Esta “fórmula” puede funcionar si se hace de manera dirigida, controlada, menos restrictiva y teniendo en cuenta todos las aspectos del paciente.

  • Otra tendencia, es la restricción de frutas y algunas verduras ¿Qué consecuencias tiene esto?

Las frutas y las verduras son la principal fuente de vitaminas, minerales y fibra, por lo tanto su restricción con lleva a un riesgo de déficit de vitaminas lo cual puede observarse en la salud visual, piel, cabello, uñas… pero lo mas notable en la fase inicial es la disminución de la salud intestinal, teniendo como consecuencia estreñimiento.

La alteración en el funcionamiento del intestino, el desequilibrio de líquidos, vitaminas y minerales en el organismo, es el principal resultado de la restricción de estos dos grupos de alimentos.

Entonces, ¿qué resultados tiene esta tendencia?

Ninguna hasta el momento, no hay evidencia científica que recomiende la restricción de frutas y verduras en un proceso de disminución de peso.

Así que, asesórate bien antes de iniciar una restricción en tu alimentación, recuerda que las “dietas” son momentáneas, lo mejor es hacer cambios perdurables en tu estilo de vida y alimentación y así generar un EQUILIBRIO PARA TU VIDA.

 

Vanessa Mateus

Nutricionista Dietista

Especialista en Trastornos de conducta alimentaria y Obesidad

Nutrición en Movimiento