Leche de vaca o bebida de almendras, mitos y realidades

Parece que hay mucha confusión en torno a la bebida de almendras y su uso como reemplazo a la leche de vaca. Lo primero que debemos aclarar es que esta NO representa un reemplazo a la LECHE de VACA, pues sus propiedades nutricionales son muy diferentes, aquí vamos a enumerar algunas y queremos ACLARAR que no estamos defendiendo o “atacando” a ninguna de estas, son muy diferentes:

 

  1. Si eres intolerante a la lactosa, puedes buscar leche “deslactosada”, si tus problemas gastrointestinales no dan tregua es probable que seas alérgico a la proteína de la leche de vaca, en este caso definitivamente sí debes buscar otras alternativas que puedan suplir sus características tanto nutricionales como culinarias.

 

  1. La Bebida de almendras puede ser usada como un alimento bajo en calorías que puede tener usos CULINARIOS similares a los de la leche de vaca, pues con ella también podemos consumir cereales, smoothies, café, etc. De hecho en Nutrición en Movimiento la recomendamos en algunos procesos de disminución de peso e intolerancias.

 

  1. La bebida de almendras aporta 1 gramo de proteína, la leche de vaca aporta de 8 a 10 gramos aproximadamente, tu escoges cual consumir dependiendo de tus objetivos, requerimientos, necesidades, gustos, etc.

 

  1. La bebida de almendras es libre de grasas saturadas mientras que en la leche de vaca predominan este tipo de grasas (para lo cual también existe la opción de encontrarlas descremadas).

 

  1. La leche de vaca es una de las mejores fuentes naturales de Calcio, las almendras, ENTERAS,  también aportan una cantidad importante de este mineral…pero su extracto o “leche” no, muchas de las marcas comerciales lo adicionan.

 

CONCLUSIÓN:

No hay una “mala” ni otra “buena”, si no eres intolerante o alérgico a la leche de vaca o a alguno de sus componentes NO es necesario que la elimines por completo de tu alimentación. Si no te gusta la leche de vaca, o si por principio o filosofía de alimentación y vida eliges NO consumirla, también es respetable y existen muchos otros alimentos a partir de los cuales también puedes obtener los nutrientes que esta provee.

 

*No vamos a polemizar que si la leche de vaca da cáncer, que si da osteoporosis, o que si una es mejor que la otra, nuestro mensaje claro es: aprende a elegir de acuerdo a tus necesidades y características propias, no te llenes de mitos, asesórate bien y aprende a escuchar tu propio cuerpo.

 

 

Lina Valencia A.

Nutricionista Dietista

Fundadora Nutrición en Movimiento