Alimentos Vs Anticoagulantes

 

¿Cuánto es lo máximo a consumir de alimentos con vitamina K en una persona con tratamiento anticoagulante?

 

Cuando una persona inicia tratamiento con algún anticoagulante le surgen una serie de inquietudes debido a las restricciones en el consumo de algunos alimentos, específicamente la relación con alimentos fuentes de vitamina k y la razón por la cual se deben consumir de manera controlada es debido a que esta vitamina contrarresta los efectos del medicamento alterando el INR (examen que determina el tiempo que tarda la sangre en formar cuágulos) que es un valor que determina la dosis de anticoagulante que requiere una persona y que solo puede ser ajustada por el médico tratante.

Por lo anterior, si se excede en el consumo de alimentos fuentes de vitamina K puede bajar el INR y si su ingesta es muy reducida el INR puede subir.

Entonces, ¿qué alimentos interfieren en la terapia anticoagulante? hígado, brócoli, repollo, lechuga, espinacas, aguacate, coliflor, garbanzos, arveja verde, fríjol verde jugo de arándanos y té verde.

Lo ideal no es PROHIBIR la ingesta de estos alimentos sino moderar el consumo, por lo tanto se pueden ingerir 2 a 3 veces por semana, en un máximo de ½ taza en el caso de las verduras verdes, espárragos, granos y leche de soya; para el caso del hígado de res, pollo o cerdo, se recomienda 1 porción pequeña.  Por último, café 1 taza al día o 2 tazas pequeñas.

Es importante tener precaución con las infusiones de té o aromáticas pues estas también alteran la función de los anticoagulantes no consumir más de 1 taza.  Además, cualquier suplemento naturista o multivitamínico debe ser recetado por un profesional pues por ejemplo el Gingo biloba están contraindicados.

 

Autor: Yansabeth Granados

Nutricionista Dietista, PUJ.

Nutricionista de Nutrición en Movimiento

 

*Fuentes:

Dolor, Rowena; Jacobson, Alan, Matchar, David B.; et al., Effect of Home Testing of International Normalized Ratio on Clinical Events, N Eng J Med 2010, 363;17.

Anticoagulación vía oral Revista Mexicana de Enfermería Cardiológica 2008;16 (1): 11-19 17 www.medigraphic.com brada